sábado, 13 de julio de 2013

El uso de acelerómteros comerciales aplicado al baloncesto

El pasado junio presentamos en el ECSS Congress de Barcelona 2013 un trabajo acerca de los acelerómetros comerciales, yo personalmente (Joventut de Badalona) con Xavi Peña (U. Vic).
Dicho trabajo ha tenido repercusión debido a su publicación en El Mundo Deportivo (http://www.mundodeportivo.com/20130707/baloncesto/acb/seis-kilometros-por-partido_54377324383.html) y en otras webs de baloncesto como acb.com (http://www.acb.com/redaccion.php?id=95635). Esto ha generado un curioso debate en twitter entre entrenadores ameteurs, profesionales y expertos del mundo del deporte en el que me han comentado su inclinación por esta tecnología, así como sus críticas o sus experiencias. 

Nuestro trabajo no se basaba en defender una metodología, sino en explicar los resultados de su uso. Queremos conocer la carga externa del baloncesto en el momento del entrenamiento específico y del juego. No obstante, creo que debo compartir con todos mi experiencia con los acelerometros SpeedCell, de los cuáles os voy a dar mi opinión de puntos fuertes y débiles basándome en algunos comentarios y otros aspectos que no se han destacado, que creo que es importante discutir.

Empiezo aclarando que no tengo ningún interés especial en defender este aparato frente a otros, puesto que no tengo ninguna vinculación con los desarrolladores ni con la marca. No voy a hablar tampoco del uso de otras tecnologías, ni valorar ninguno de sus aspectos. Tampoco pretendo ser crítico con ninguna opinión, puesto que la opinión de los colegas que critican su uso en baloncesto es muy respetable y debe ser tenida en cuenta.

Vamos a ello ...

Primero quiero empezar diciendo algo obvio para muchos, pero menos para aquellos que no estéis demasiado familiarizados con la metodología científica. No existe aparato de precisión total (aún estamos añadiendo decimales al número PI), por tanto nunca existirá una fiabilidad total o una validez total. En este contexto solemos comparar una metodologia nueva con los 'gold standards' en cada área, en este caso, el análisis en vídeo de las trayectorias de un jugador, y en breve, el gps indoor con una precisión mayor (y sistemas similares). En todo caso, cualquiera tiene un error estimable y una precisión concreta. El SpeedCell nos devuelve datos en centésimas de metro (por tanto su precisión es de mínimo un centímetro).


En cuanto a su validez, esta ha sido estudiada en la única publicación que he encontrado al respecto por Porta et al. (2012) y os adjunto el link: http://digitalcommons.wku.edu/ijesab/vol2/iss4/23/ . Sus conclusiones son claras, mide bien la distancia a diferentes velocidades, mientras que observa diferencias en la medida de las velocidades. Curiosamente, señalan como más preciso el posicionamiento en los cordones de la zapatilla, por encima de su posición en la mediasuela (para lo que van preparadas las zapatillas de la misma marca). En mis primeros pilotos en pista comparando distancias y tiempos con plataformas de contacto en un cuadrado de 14x14 m (una recta en sprint y tres andando), mi experiencia es buena, puesto que se detecta el sprint y la distancia por encima del 0,9. En carrera de ritmo más o menos estable durante 40 o 50 min funciona con una precisión importante.

Si hablamos de fiabilidad, la marca reporta un "Walk 97%, Jog 98%, Run 97%: median accuracy" si está calibrado al sujeto y modalidad, mientras que encontramos un "Walk 95%, Jog 95%, Run 95%: median accuracy" para no calibrado, lo cual es altísimo. Sé que muchos váis a pensar que ¿cómo no va a dar buenos datos la propia marca? Pero, a falta de otros, no podemos más que creerlos. En cuanto a la experiencia entre distintas posiciones, todas en entrenamiento y juego amistoso, os digo (a falta de hacer más análisis): por encima 0,85 en velocidad, distancia y número de esfuerzos de alta intensidad (burst + fastbreak) si hay dos SpeedCell, uno por zapatilla (cordones); sobre 0,9 si están en los cordones de la misma zapatilla; alrededor de 0,8 si comparamos mediasuela y cordones, y sobre 0,9 si comparamos cadera y cordones del mismo pie, situando el speedcell en la altura del trocánter mayor, con el eje longitudinal en la misma disposición que la zapatilla. No obstante, mi objetivo era sólo prospectivo, y no tengo en este caso un 'gold standard' de comparación, mientras si lo tenia en el 14x14. Con esto quiero señalar, que me es difícil decantarme por una posición, y he seguido la recomendación del estudio anterior. 

En mi experiencia en entrenamiento y juego, os puedo decir que el aparato mide de forma bastante consistente. Se puede observar las diferencias por posición y el tipo de entrenamiento fácilmente. Por ejemplo, un entrenamiento de preparación de partido a dos días de la competición, mantiene una carga muy similar y distinta del inicio de semana o del propio partido. Se observan bien los periodos de descanso, la diferencias en un ejercicio con roles muy distintos, ...

El objetivo de nuestro trabajo era identificar la carga externa del baloncesto no sólo en cantidad, sinó en calidad. Para ello nos hemos basado en determinar desplazamientos y velocidades de los mismos. Es evidente que conocemos las limitaciones.Tratamos de un acelerómetro. Estamos hablando de un aparato que va a medir aceleraciones y velocidad, y distancia en consecuencia. Siempre, con esta tecnología, por precisa que sea, no van a medir ni la carga de las contracciones isométricas (por ejemplo, posición estática de defensa), ni los contactos sin desplazamiento.

En cuanto a la discusión acerca de su posicionamiento en el pie, os voy a dar mi razonamiento. No debe haber grandes diferencias entre pie y tronco por una razón. En la carrera en línea recta (pongamos un 10k), aunque cadera y pies van a velocidades momentáneas distintas, y en posiciones distintas (el pie se adelanta y se atrasa respecto a la cadera), al final, partiendo de posición anatómica y finalizando en posición anatómica, ambos, han recorrido (en línea), el mismo trayecto, 10k metros. El pie se atrasa respecto a la cadera, pero esta siempre avanzando o 'parado' (tiempo en el suelo), nunca se atrasa respecto a una referencia externa al sistema 'corredor'. Como en baloncesto solemos trabajar en apoyo, no lanzamos los pies de ida y vuelta, no veo fuente de error importante en este caso. Sólo concibo un momento dónde esto pudiese ocurrir, en el paso de ida frontal o lateral (tipo lunge, los llamados side and jab step), pero en esta posición, que recuerdo, para que sea fuente de error, debe ser movimiento de un pie sin movimiento del otro y vuelta al inicio, hay una diferencia entre la posición del pie y el centro de unos 30-40 cms dependiendo del jugador. Si contásemos 200 acciones por jugador por partido, estaríamos hablando de 60 metros sobre un total de más de 6000. Me parece muy poco. Por otro lado, señalar que en esta acción, el pie de apoyo subestimaría, mientras que el de movimiento sobrestimaría.

Uno de los principales puntos críticos ha sido su frecuencia de muestreo. El SpeedCell recoge datos a 4 Hz, lo que significa que estamos teniendo un dato cada 0,25 s. Ese es el tiempo de contacto de un paso de carrera de un jugador de baloncesto a una velocidad alrededor de 3 m·s-1, o de un salto de rebote. A velocidades de entre 2,5 y m·s-1, el error máximo estaría -en una acción- entre 0,5 y 1 m, contando que hubiese un parón instantáneo. A menor velocidad, menor error por frecuencia de muestreo, y a pesar de lo que pueda parecer, las aceleraciones en el baloncesto son más importantes que las velocidades, por lo cual, a nivel de metros recorridos no vamos a perder mucha información. Con esto no quiero decir que los acelerómetros de 100 Hz triaxiales no puedan darnos más información, ¡por supuesto que si!, pero existe un límite de precisión que no debiéramos cruzar en todo análisis. Me explico, es más preciso la distancia de la Plaça de Catalunya a la Plaza del Sol en milímetros que en kilómetros, pero a los conductores no les aporta demasiada información. ¿Qué perdemos con el SpeedCell? la información vertical en cuanto a carga del salto que puede ser muy valiosa, aunque como se está viendo, el salto en baloncesto se produce con mucha frecuencia sub-maxina (a diferencia del voleibol, donde cada salto está muy cerca del máximo en cada momento). 



En relación con el último punto, leo algunos comentarios que argumentan que los deportes de situación como el nuestro se basan en desplazamientos cortos. 100% de acuerdo. Pero no confundamos corto con infinitesimal o milimétrico. Lo 'corto' en baloncesto (en desplazamiento) puede ser una finta, estariamos hablando de 1m, moviendo un solo pie, mientras que en tiempo estaríamos hablando de 1s para un 'shuffle' de ida y vuelta, moviendo ambos pies (lo que serían 4 datos). Por lo cual, estoy de acuerdo con 'corto' pero creo que no tan corto, ni en tiempo ni espacio, para que pueda ser medido con este u otro aparato similar.


Si miramos a su usabilidad, en mi opinión es casi máxima. El aparato es pequeño, y es tan portable que se ha puesto en TODOS los partidos oficiales de mi equipo de la Liga Endesa 2012-2013, en esto de momento, compite muy bien, ya que otros mejores, no podrían llevarse -tal como sucede con los pulsómetros-. Además no necesita de otra infraestructura, por lo cual su manejo es rápido y sencillo. Todo redunda en economia de tiempo y medios. Personalmente, creo que lo que mejora al jugador es el entrenamiento. Medimos para entrenar mejor, no con el hecho de medir. Necesitamos datos rápidos y válidos, y si son más precisos y completos, mejor. El SpeedCell puede proporcionar datos de una forma sencilla y fácil.

Mi último punto 'a favor', sumado al anterior, es el coste del producto y mantenimiento. No creo que debamos limitarnos a hacer investigación (o conocer nuestro deporte o equipo) a 'golpe de talonario'. Hay aportaciones sencillas que pudieran ser interesantes, a nivel de equipo, modalidad o incluso científica, y para todo ello imaginación. Otros sistemas pueden ser algo mejores, pero la información 'extra' que aportan, puede no estar justificada por la diferencia de precio. En todo caso, si alguien puede permitírselo, adelante.


Pero como os he dicho no tengo ninguna vinculación. Voy a comentar sus 'defectos'. A parte de los señalados que no me parecen especialmente graves -a excepción de no poder contabilizar el salto-, hay uno sobre el que nadie me ha comentado y que creo que es el más importante. Es el 'software online'. Con el SpeedCell descargamos los datos a través de un programa que los sube a un servicio web y desde allí los 'tratamos'. El problema es que ese servicio está desarrollado para el gran público: poca información y muy 'vendible'. Una vez descargas la sesión puedes escoger la modalidad deportiva de la cuál provienen los datos. Podría estar bien, pero el programa trata los datos de una forma pre-establecida y sin dar explicaciones. De ahí salen los sprints y los contraataques (y sus distancias), la carga total,  velocidad máxima y media para todos, y el tiempo activo. Nada modulable. Nada exportable. El foro de Adidas Micoach ya contiene peticiones para poder exportar los datos (http://community-micoach.adidas.com/community/support/en/help/smart-search?peopleEnabled=true&numResults=20&q=export+data&typeCode=all). Ya os podéis imaginar lo interesante que seria un .csv o .xlsx con la información y tratarla a gusto del entrenador y su modalidad deportiva. 


Hay un tipo de datos que con el 'tratamiento online' queda difuminado. Personalmente me interesa mucho las aceleraciones a partir de 0 m·s-1, aunque no lleguen al tiempo o medida mínima para ser consideradas 'sprint' por el programa. No perdemos la carga como distancia, pero si la calidad como velocidad. Es más intensa una aceleración de 1,5 m·s-2 partiendo de 0 m·s-1, que una de 1,5 m·s-2 partiendo de 3 m·s-1. Todo esto estaría solucionado con una simple exportación de los datos 'raw'. A partir de ahí cada criterio ...


El último punto negativo és la construcción del aparato en 'caja negra'. No podemos apenas modificarlo, no podemos configurarlo, no podemos ni encenderlo -esto es automático-.

Como resumen y en lo escrito antes ...
- la precisión del aparato es correcta
- su validez ha sido demostrada en cuanto a la cantidad de la carga
- su fiabilidad es importante
- el muestreo parece suficiente para determinar los desplazamientos
- es un acelerómetro, no puede medir nada que no sea desplazamiento

Evidentemente nos espera un futuro mejor a este -y otros- niveles para medir y asesorar cargas. De momento, por lo expuesto y mi experiencia, yo voy a seguir trabajando con estos pequeños aparatos que, a mi modo de ver, son mejores que la subjetividad o que nada.

Muchas gracias por leer el artículo, la notícia, los tweets o este blog. Agradecimientos especiales a todos los que se han molestado en participar: @xavipl_2000 @xschelling @nachocoque @DavidCasamichan @MoN_84GM @Carles_Bonet @Raul_Maqueda @JaviMiller31 @AlejandrVaquera @jfernandez__ @lorenatorres07

Un saludo y encantado de compartir vuestros comentarios y experiencias en este u otro tema.


Dani Moreno

sábado, 26 de enero de 2013

Estiramientos y rendimiento. Evidencia y uso (III)

En los post previos hemos analizado diferentes factores asociados al uso de estiramientos en la práctica deportiva. Hoy abordaremos dos cuestiones fundamentales: los mejores métodos y la duración de los estiramientos. 

Como vimos en el primer post, hay algo de controversia en cuanto a la relación estiramientos (especialmente PRE) con el rendimiento. Así pues, no debemos sólo mirar a los distintos métodos discerniendo cuál nos va a ayudar a mejorar más la flexibilidad, sino cuál o cuáles no van a afectar -incluso potenciar- el rendimiento posterior.

Parece que en cuanto a los estiramientos PRE, hay bastante consenso. Los estiramientos activos dinámicos son los que nos van ayudar a potenciar las estructuras de rendimiento [Fletcher I.M. et alter, 2004; Little T. et alter, 2006; Behm D.G. et alter, 2011]. No obstante, cada estudio ha puesto sus factores de rendimiento, y seria difícil agruparlos todos. Así parece que, como indican Nelson A.G. et alter [J Strength Cond Research 2001; 15: 241-46], la velocidad de estiramiento (activo dinámico) va a relacionarse directamente con el salto y el RFD (rate of force developement). En la misma idea Little T. et alter, no encuentran diferencias en salto, sprint y velocidad máxima con el método estático, y una mejora con el dinámico, además de una mejora importante en la agilidad

Merece un apunte especial el estudio de Rosenbaum et alter [J Sports Sci 1995; 13:481-489], donde apuntan que cualquier decremento en el rendimiento producido por los estiramientos se atenúa o desaparece con la actividad física posterior, puesto que esta va a tener sus propias consecuencias, y va a ser estimulante de las cualidades que queramos potenciar. Visto esto, y las conclusiones de mi primer post [Estiramientos y rendimiento. Evidencia y uso (I)], podemos establecer una secuencia de trabajo durante el calentamiento: calentamiento genérico (recordemos el apunte de Hericsson et alter, 1984) , estiramientos activos dinámicos y calentamiento específico. De esta forma vamos a potenciar al máximo las capacidades de trabajo en nuestra propia modalidad.

Fletcher I.M et alter (2004) elaboran una de las mejores comparativas que podemos encontrar publicadas. Nos explican que sobre el rendimiento en sprint de 20 m, el método estático-dinámico no produce efecto, el método activo-dinámico produciría mejoras, mientras que los métodos activo y pasivo estáticos, producirían un decremento immediato. Como señalábamos, un aumento en la 'mucle compliance' se asocia con un descenso del rendimiento. Behm D.G. et alter (2011) ya nos apuntaban ese decremento en el método estático con las contracciones isométricas, ¡pero no con las manifestaciones que dependen del SSC (stretch-shortening-cycle)! Así que hay que escoger según modalidad deportiva. Shier et alter (2000) proponen el PNF como mejor método para mejorar el ROM, de las diferentes formas en este orden: agonist-contract-relax, el contract-relax, hold relax, y todos por encima del método estático.



Un apunte personal en este momento. En el Alto Rendimiento conviven las necesidades de 'performance' con la prevención de lesiones y la disminución de problemas crónicos (dolores musculares, tendinosis, ...), por lo que podemos aceptar un decremento del rendimiento a favor de poder practicar con mayor seguridad o durante más tiempo. Especialmente importante en estas actividades que no dependen de la prestación al 100% (deportes de situación).

Para terminar con los métodos, un pequeño apunte de Shrier I. et alter (2000), en el cual los técnicos y teóricos no suelen reparar. Podemos estirar de dos formas en cualquier tipo de estiramiento. Podemos mantener la fuerza durante el estiramiento, con lo que aumentaremos la longitud del mismo, o podemos mantener la longitud, con lo que vamos a tener que aplicar menos fuerza a medida que pase el tiempo. Con el primero conseguiremos un estiramiento más profundo, con efecto de decremento del rendimiento más pronunciado, pero mayor ROM. Con el segundo, apenas un decremento, pero un efecto más pobre sobre el ROM. ¿La elección? Depende de tu modalidad deportiva.

Si ahora os estáis preguntando sobre vuestra modalidad deportiva, vamos a rizar el rizo. Madding S.W. et alter [J Orthop Sports Phys Ther 1987; 8(8):409-416] nos señalan que los distintos grupos musculares van a reaccionar diferente al estiramiento. Con ello debemos tener en cuenta, en qué grupos vamos a necesitar mayor ROM, que grupos van a necesitar mayor fuerza o potencia, o qué grupos van a tener más riesgo de lesión. De ello dependerá vuestra elección, y conociendo vuestra modalidad, la elección estará bien fundamentada.

Vayamos al segundo punto. Duración. Parece que la opinión general es no llegar a los 60", tal como nos indican Kay A.D. et alter (2012). Bandy W.D. et alter [Phys Therapy 1994; 74(9):848-850] nos informa que 30'' es tan efectivo como 60", y ambos mayor que 15", y además es suficiente para mejorar la flexibilidad en los isquiotibiales (se músculo tan problemático). Little T. et alter, nos dicen que para eliminar efectos adversos, 30" es el límite máximo de estiramiento. Acortando más los protocolos Roberts J.M. et alter [Br J Sports Med 1999; 33:259-263] concluyen que los estiramientos de 5" son tan efectivos como los de 15" en la manifestación pasiva del ROM, pero en la activa son más efectivos los de 15". Madding S.W. et alter no encuentran diferencias entre tres duraciones: 15'', 45'' y 120''. Parece que la cosa se complica, aunque hay algo que debemos tener claro, ante la duda el protocolo más corto y sencillo. La revisión de Taylor D.C. et alter [Med Sci Sports Exerc 1997; 29(12): 1619-1624]  creo que aclara este punto. Nos comenta que a 10 semanas, los protocolos de estiramientos con 10", 20" o 30" de duración tienen el mismo efecto. Pero si tenemos que conseguir mejoras rápidas, los 20" y 30" consiguen el 'plateau' de máximo efecto mucho antes. Parece que debíeramos estirar durante 10" a 30", y haciéndolo consistentemente, un estiramiento 'rápido' puede tener ya efecto positivo.

El último punto en relación a la duración, sobre algo que no se suele comentar. La carga de estiramiento. Todo el mundo está muy 'enterado' de cuantas séries y repeticiones hay que hacer en la piscina, gimnasio o la pista de atletirmo, pero ... ¿habéis visto a alguien trabajar la flexibilidad en séries? Aquí poco se puede aportar, y más si queremos mezclar métodos y efectos. Taylor D.C. et alter [Am J Sports Med 1990; 18(3):300-309] analizan el efecto de varias séries de estiramientos y concluyen que, tras cuatro séries, el componente viscoelástico mejora, pero a partir de la quinta, el 'stifness' empeora notablemente. En la misma línea Del Pino G.M. et alter [J Athl Training 2000; 35(1);56-59] consiguen una mejora del ROM activo con cuatro séries de 30" con 15" de pausa, señalando que es un efecto de 3' de duración.

Como conclusion de este post.  Dependiendo de modalidad deportiva debemos escoger qué método y qué musculatura, decidiendo si prevalece el componente preventivo o de ROM, o el de rendimiento (fuerza, elasticidad, ...). Sobre el ROM escogeremos el FNP crac, sobre el rendimiento el activo dinámico. Sobre la duración, nos vamos a decantar por duraciones cortas, especialmente si vamos a ser consistentes en el estiramiento y no presentamos problemas. Si necesitamos mejoras del ROM rápidas vamos a alargar el estiramiento hasta los 20" o 30", para luego mantener el ROM con sólo 10".

Queda por investigar mucho. Especificar en cada modalidad deportiva una musculatura y método adecuado. Hacer planificaciones cibernéticas o dinámicas durante la temporada o vida del sujeto. Determinar que cargas -en cada método- y con cada objetivo debemos aplicr si atendemos al ROM o al rendimiento. Y mucho más.

Como siempre un placer, gracias por vuestras lecturas, y ... podéis sugerir un nuevo tema.

martes, 22 de enero de 2013

Estiramientos y rendimiento. Evidencia y uso (II)

Uno de los puntos más controvertidos en cuanto al uso de estiramientos se refiere, es su relación con la prevalencia de lesiones. Si definimos lesión como un daño que pueda sufrir el cuerpo humano, que disminuya en algún modo su funcionalidad o potencialidad de rendimiento, nos encontramos con varios tipos de lesiones. Estos distintos tipos están bien clasificados según su etiología, localización anatómica y demás. Veamos.

Si empezamos por el dolor muscular provocado por el ejercicio (Delayed Onset Muscle Soreness o DOMS), parece que la evidencia cae a favor de que los estiramientos no ayudan a reducirlo. Así lo corroboran diversos trabajos, como el Cochrane Database System Review [2001, jul 7; (7): CD004577]. Con ello también están de acuerdo Herbert R.D. et alter [British Med J, 2002; 325: 468-470] que descarta que los estiramientos PRE o POST ayuden a reducir el dolor muscular. Además hay que ir con cuidado, con el momento y el método, a que tal como señala Shrier I. [Clin J Sport Med, 1999 Oct;9(4):221-227] una sesión de estiramientos por si sola puede dañar el tejido muscular. Además concluye en su revisión que el aumento en la 'muscle compliance' puede favorecer la ruptura muscular, que no afecta aquellas actividades en que la longitud muscular no es un problema, que no afecta a las propiedades muculares en el ejercicio excéntrico, momento en el cual se producen la mayoría de las roturas, y finalmente que parece emmascarar el dolor muscular en humanos. No todo va a ser negativo. La última conclusión de Shrier es muy interesante, y de acuerdo con Hayden J.A. et alter [Ann Intern Med, 2005; 142(9): 776-785],  en que no sólo evidencia la reducción del dolor, sino también una mejora en la funcionalidad, y por tanto en el movimiento deportivo específico. Por otro lado Andersen J.C. [J Ath Training, 2005; 40(3): 218-220] observa que el estiramiento, especialmente POST, puede reducir ligeramente el dolor durante las 72 horas posteriores al estímulo de entrenamiento.

Siguiendo en la línea muscular, Weldon S.M. et alter [Man Therapy, 2003; 8(3): 141-150] apuntan a un posible efecto de aumento de las lesiones musculares con los estiramientos PRE, probablemente en la línea de Shrier. Al contrario, describe una disminución del riesgo de lesión por modificación de la proporción del músculo. Como muchos otros autores apunta que sus conclusiones no son fuertes o consistentes, debido a las diferentes metodologías de los estudios con los que han trabajado para sus meta-análisis y revisiones. McNugh et alter [Scan J Med Sci Sports, 2010; 20(2): 169-181] indica una disminución de las elongaciones musculares. En todo caso, parece que es definitivo pensar que los estiramientos POST son de práctica obligada.



Volvamos al inicio: las lesiones -en término general- producidas por el ejercicio físico. Muchos autores como Thacker S.B. concluyen que los estiramientos no van a ayudar a reducir el número de lesiones. Herbert et alter en la misma línea matizan que, aunque su revisión apunta a un efecto inexistente, no puede concluir que no exista un beneficio. El matiz más interesante lo ponen Small K. et alter [Res Sports Med, 2008; 16(3): 213-231], indicando que los estiramientos pasivos pueden no mejorar el global de las lesiones, aunque si tener un efecto positivo en las lesiones músculo-tendinosas. Por tanto debemos observar la naturaleza de las lesiones con las que tratemos.

Más allà de los estiramientos, parece que la falta de flexibilidad si está relacionada con algunas lesiones, tal como indica Thacker S.B. Si atendemos a este factor, mantener la amplitud de movimiento puede disminuir la aparición de lesiones asociadas a la rigidez. 

En las lesiones crónicas la perspectiva cambia. La mayoría de autores están a favor del uso de estiramientos para recuperar o reducir los efectos de las lesiones. Hayden J.A. et alter indican que son muy efectivos en el dolor lumbar, al igual que el fortalecimiento. Así, la entrega de programas de auto-ejecución parece ser un método muy efectivo en pos de la adherencia.

¿Cómo programar los estiramientos en relación a las lesiones? Según McNugh et alter debemos escoger los músculos en riesgo, estirar durante un tiempo hasta 60 s, y realizar 4 o 5 estiramientos. Woods K. et alter indica que hay que situarlos 15' antes de la actividad deportiva para el máximo beneficio en la prevención de lesiones.

En definitiva, podemos obtener beneficio de los estiramientos, especialmente a nivel muscular. Si los ejecutamos ANTES (15'), podemos obtener algún beneficio en cuanto a prevención de lesiones y disminución del DOMS, aunque la evidencia no es fuerte en este sentido. Donde si vamos a observar efectos es al FINAL de la práctica. Debemos seleccionar la musculatura más importante y relaizar estiramientos de, hasta 60 s. En los casos en que exista LESIÓN CRÓNICA, son de obligado uso, aunque no tenemos datos del momento de uso ni de las técnicas más adecuadas (siempre en lo que a lesiones se refiere).

Gracias de nuevo por vuestras lecturas, recomendaciones y vuestros comentarios.

Páginas vistas en total